martes, septiembre 25, 2007

A quien en mi corazón manda



Al ángel que vino a mi como regalo un año ya olvidado y lejano.
Se coló silenciosamente entre mis pensamientos, como brisa entre las verdes hojas.
Ese pequeño caballero que me desmonta con solo una sonrisa.
El que mece mis sueños en las noches de insomnio.
Capaz de parar el tiempo cuando compartimos juegos.
La manita magistral que pinta para mi de otros colores este mundo para que no me ahogue en mi propia cordura.
Porque eres mi motor cuando pierdo la esperanza.
A esa mirada vivaz y un tanto pícara que nos comulga en gracia.
Por las lecciones magistrales que me das sobre las cosas sencillas de la vida.
A tu lado me siento en equilibrio.
Ese remanso de paz al que me transporta la evocación de tu recuerdo.
A las nubes de azúcar a las que me suben tus desinteresados besos.
Abrazo de inocencia asómame al trozo de cielo al que tienes derecho.
Te echo de menos....pero te llevo siempre conmigo en lo único valioso que poseo ...

4 comentarios:

Zendir dijo...

¡Qué bonito Mari! Hoy te has levantado con la vena poética. PRECIOSO...

galletitas dijo...

Fue ayer en un ratito libre...el mérito es de la persona a la que se lo dedico.

Me alegro q t guste... ^_^

Bss

Tungusky dijo...

O_O es preciosooooooooooooo!!! Escribes muy bien!!! Espero ansiosa el proximo poema.
Besos!!!

galletitas dijo...

Gracias chicos,me alegro mucho que os guste (me ponéis colorada).

Precioso es la personifición de la "musa" que inspiró este poema.

Bss